• Clínica La Sabana - Cons. 217 - 218
    Avenida Carrera 19 # 102 - 53
  • WhatsApp
    +573144430463
    +573177649112
    PBX +57 1 9177001

Implante Capilar: Casos de Éxito

 

IMPLANTE CAPILAR

CASOS DE ÉXITO

 

CASO: 01
PACIENTE: B.S (Identidad confidencial)
PROCEDIMIENTO: IMPLANTE CAPILAR EN HOMBRES

En este y todos los casos presentados, debemos preservar la identidad de cada paciente, por lo que nos dirigiremos a ellos con sus iniciales. En este caso de exito en particular, le contaremos la historia de un paciente extranjero masculino (B.S.) quien tras años de perder su cabello y de haber probado varias alternativas, sin obtener ningún cambio evidente y/o duradero: primero remedios caseros, luego medicación y hasta procedimientos no quirúrgicos; acudió a consulta con el Dr Julio Gil Antorveza con cierta urgencia para un implante capilar.

 

IMPORTANTE

 

 

Es importante tener muy claro que IMPLANTE CAPILAR es un procedimiento que también se conoce como “injerto capilar”, o “trasplante capilar”, “implante de cabello”, “microimplante capilar”, “microtrasplante folicular”, “trasplante de cabello”, también “injerto de cabello”, “microinjerto capilar” y todos esos nombres y aún algunos más, equivalen y son exactamente lo mismo que: IMPLANTE CAPILAR.

Aunque este artículo busca dar una gran cantidad de información, si usted está deseando algo que no está en este artículo, o si desea ampliar la información que aquí aparece, lo invitamos a leer sobre su tema predilecto aquí:

Curiosidades del Implante Capilar

Casos de Antes y después de Implante Capilar, Barba y Cejas

Implante de Barba

Implante de cejas

Precio del implante capilar en Colombia

Implante Capilar según Wikipedia

CASOS DE ÉXITO EN:
Implante Capilar
Implante Capilar en Hombres
Implante Capilar en Mujeres
Implante de Barba

 

 

Pero antes de pasar al caso de este paciente, primero haremos una primera parada para contarles qué significa un caso clínico.

¿Qué es un caso clínico?

Nos referimos a caso clínico cuando hablamos de la situación en la cual se encuentra el paciente al llegar al consultorio y lo que desea hacer para solucionar su motivo de consulta, esto implica determinar , según las condiciones que presente, si las expectativas del paciente son realistas o no.

Para ver y analizar junto al paciente la evolución que va teniendo a través del tiempo, luego de realizado el procedimiento, se van tomando fotografías durante algunas etapas del desarrollo y, tanto la frecuencia del seguimiento como la modalidad, depende de la posibilidad de cada uno de acudir a las consultas posteriores de forma presencial o no.

Por lo tanto, si es un paciente que vive aquí mismo (en Bogotá – Colombia) se puede realizar un seguimiento en el consultorio. De otro modo, si es un paciente que vive en el extranjero, que se ha practicado un implante de cabello con el Dr. Julio Gil Antorveza, se debe realizar un seguimiento virtualmente, a través de fotografías.

Sin embargo, en términos generales, el proceso de evidencias es el siguiente:

Fotografías antes de realizar la cirugía
  Fotografías después de rapado el paciente
  Fotografías del marcaje
  Fotografías del inmediatamente después de cirugía.

Luego seguimos con las fotografías de control a las 4, 8 y 12 meses.

Caso de exito de Implante capilar del paciente B.S.

Tras varios intentos por probar cuanta solución aparecía en internet, en publicidades y en las noticias, B. S. ya había perdido la cuenta de todo el dinero que había gastado y, todo esto, sin ninguna solución que realmente perdurase y que pudiera ayudarlo a mejorar su aspecto. Por lo que se presentaba una gran desilusión y un importante problema de confianza. A tal punto que la falta de cabello había llegado a afectar sus relaciones íntimas y personales.

A pesar de ese cansancio provocado por los tratamientos fallidos que había probado, se decidió a hacer un nuevo intento, esta vez con el implante capilar, porque estaba a punto de casarse y deseaba empezar de nuevo, una nueva vida llena de confianza en sí mismo y que lo ayudara a ser el hombre feliz que deseaba ser.

Su pareja era una chica de Bogotá, por lo que investigaron opciones de tratamientos aquí, en Colombia, y llegaron hasta el Dr. Julio Gil Antorveza.

Veamos qué sucedió…

¿Crees que realmente funcionó para B.S.?

Este fué su cambio desde la consulta hasta los 6 meses después de tratamiento:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El proceso en fotografías

No hay evidencia más reveladora que las fotos de los pacientes, por ello, te mostramos cómo ha ido evolucionando B.S. en su tratamiento, como se lo ha diagnosticado, qué procedimiento se le practicó y cómo llegó a su resultado, después del implante capilar que el Dr. Julio Gil le practicó.

El caso de B.S. fue el de un paciente de 51 años, a quien se le diagnosticó con alopecia andrógena y alopecia GII en la región superior y en la “coronilla”.

La siguiente es una fotografía tomada antes de la cirugía

 

Durante la evaluación, el Dr. Julio Gil le aconseja una MEGASESIÓN de implante capilar, que implica la colocación de hasta 5.000 injertos capilares.

Durante el procedimiento, se logran implantar 10.000 folículos capilares de 1, 2, 3, 4 y 5 pelos, lo que hizo un total de 4800 injertos, que fueron colocados exitosamente en las zonas demarcadas que se muestran a continuación.

 

 

 

Fotografía previa a la realización del implante:

 

 

 

 

Esta fotografía de la izquierda como es obvio corresponde al momento en el que se terminó el procedimiento y quedó el paciente con todo el cabello sembrado y listo para crecer:

 

 

Finalmente, 6 meses después de realizado el implante, B.S. luce su cabello de esta manera:

Implante-Capilar: Resultado Final

Realmente, este es un caso de éxito que representa lo que un implante capilar puede lograr, en manos de un experto como el Dr. Julio Gil Antorveza.

Si deseas ver más Casos Clínicos te invitamos a visitar nuestra página de antes y después y si aún quieres más, en el consultorio te mostrarán muchos más, solo debes solicitarlo a una de las señoritas que te atenderán.

 

CASO: 02
PACIENTE: R.N. (Identidad confidencial)
PROCEDIMIENTO: IMPLANTE CAPILAR EN PACIENTE JOVEN

 

Quizás está de más explicar las consecuencias que puede traer la falta de cabello en las personas jóvenes, sin embargo, contaremos brevemente cuáles fueron las razones que llevaron a R.N. a la consulta con el Dr. Julio Gil Antorveza, por un trasplante capilar a sus 21 años. ¿Habrá sido un caso de éxito o no?

Calvo a los 21 años

Al momento, R.N. estaba cursando la carrera de medicina, acudía a la universidad diariamente y comenzaba a entablar nuevas relaciones con sus pares. Con el tiempo, observaba como su problema de alopecia parecía no frenar, perdía cada vez más cabello, hasta el punto de afectar su seguridad y su confianza. Trataba de tapar su cabeza con gorras y cuanto accesorio podía encontrar, pero en ocasiones, se le hacía imposible. A veces hacía calor y al tener siempre cubierto su cabello, sentía más picazón de la acostumbrada, transpiraba. La vergüenza y la incomodidad se iban agudizando cada vez más. Los problemas para él se sumaban todos los días, y sobre todo cuando tenía que mostrarse en público.

Imagínate ir a un cumpleaños o una reunión con sus amigos. Lo difícil que se le hacía conocer a alguien en un espacio informal pero siempre con una gorra en la cabeza. Para R.N. no había muchas opciones en ese momento, porque si él destapaba su cabeza se veía mucho mayor de lo que realmente era. Definitivamente, la imparable caída de su cabello, era la causa de todos sus problemas. Parte de su preparación como futuro médico, lo hizo confiar en los procedimientos quirúrgicos que se estaban conociendo en aquel momento, por lo que exploró diferentes posibilidades.

Lo que realmente buscaba era al mejor experto, ya que no quería pasar un año más en esta situación. Deseaba acudir a alguien que le inspirara la confianza suficiente para un procedimiento de esta envergadura. Sabía perfectamente que se trata de un procedimiento delicado y buscó referencias entre sus conocidos, investigó y leyó mucho, llegando finalmente a manos del Dr. Julio Gil.

El día llegó para R.N.

Ese mismo día, en el que tenía la cita con el Dr. lo analizó muchas veces. La verdad es que R.N. pensó en no asistir y cancelar la cita. Ya estaba muy cansado de probar y probar, sin tener soluciones reales. Sin embargo, se dijo a sí mismo “Voy a hacer una cosa: le voy a dar una chance y si este médico logra contestar todas las dudas que tengo, será una señal que el trasplante es lo que me puede ayudar. Sino, ya voy a dejar de buscar soluciones y definitivamente tendré que aceptar que seré calvo para el resto de mi vida. Quizás deba rapar toda mi cabeza, para ver si así me siento mejor. Esta es mi última oportunidad…”

Llegó el momento de la consulta y, cuando entró, se enteró que el Dr. Gil ya había tratado a muchos pacientes jóvenes con alopecia. Le mostró algunas de las fotos, donde se podían ver los cambios que habían experimentado con sus tratamientos de trasplante capilar. Además no sólo contestó sus dudas, sino que su trato fue tan profesional, pero a la vez tan empático, que R. N. por fín sintió la tranquilidad que necesitaba para tomar la decisión y, finalmente, se decidió por probar el trasplante como su última opción.

¿Cómo se resolvió el caso?

Luego de evaluar el caso de R.N. se lo diagnosticó con alopecia Andrógena y alopecia GII en la región superior y la llamada “coronilla”. Esto fué fundamental para poder determinar el método ideal para resolver su caso, siendo este perfectamente tratable con el trasplante de cabello.

Para este caso, la indicación fué realizar una MEGA SESIÓN de implante capilar, en la cual se estiman trasplantar hasta 5000 injertos.

El procedimiento que se realizó en R.N. permitió obtener 10.000 folículos capilares, consiguiendo trasplantar un total de 4800 folículos pilosos, repartidos estratégicamente en las zonas más afectadas.

¿Cómo fue su resultado?¿Habrá sido otra desilusión para R. N?

Dejaremos que tú mismo respondas, solo con ver como fue el resultado en las fotos. En la primera fotografía, verás como se encontraba R. N. antes del implante. Esta imagen fué tomada en el consultorio el día de la intervención y minutos antes de comenzar.

En la segunda fotografía, notarás que hay un cambio absolutamente contundente con el volumen de su cabello. Desde la primera a la segunda foto pasaron 10 meses, en los que R.N., se propuso cumplir al pie de la letra todos los consejos y recomendaciones que el Dr. Julio Gil le dio.

 

R.N, hoy puede hacer su vida normalmente, mejoró su autoestima y su preocupación cedió. Una vez más, la medicina (carrera que amaba y que seguía con mucha pasión) le mostró la oportunidad de mejorar su vida.

Desde entonces y con su nueva imagen y autoestima recuperadas, se propuso ser el mejor médico que podía ser. Porque para él, quedó claro que lo más importante y decisivo fue elegir a un profesional como el Dr. Julio Gil Antorveza, quien le dio la confianza y seguridad que necesitaba para no rendirse.

 

CASO: 03
PACIENTE: R.N. (Identidad confidencial)
PROCEDIMIENTO: IMPLANTE CAPILAR EN MUJERES

C.C es una mujer que sufrió desde pequeña por su falta de pelo. Desde que estaba en el colegio, todos sus pensamientos eran ¿Cómo hago para protegerme de las burlas?. Pasó una niñez y adolescencia marcadas por la falta de cabello. Su frente era cada vez más grande y no había método que la ayudara a ocultarla. No logró hacer muchas amistades, no se sentía bonita, ni mucho menos cómoda.

Su realidad era que falló de niña en buscar amigos, de adolescente en buscar pareja y, ya de adulta, en buscar trabajo por causa de su falta de confianza.

Siempre se sintió frustrada, a tal punto que dejó de mirarse en el espejo. ¡Ni hablar de salir en fotografías!.  El tema de conversación en una reunión, cualquiera que fuera: social, familiar, etc, era su frente. Incluso, sentía que cada murmullo por lo bajo, cuando entraba a un lugar, era algo relacionado a su pelo: Se imaginaba comentarios como: ¿Estará enferma? ¡Pobre mujer, debe haber tenido un accidente!.

¿Solución o pérdida de tiempo?

Ya no había nada que no hubiera probado para sentirse mejor: lociones, cortarse el flequillo, plasma rico en plaquetas. C.C, probó todo aquello que le decían que funcionaría: todos los remedios caseros o “milagrosos” que aparecían en internet, todas las pastillas que encontraba en las tiendas, cambió su alimentación, visitó a dermatólogos, terapias alternativas, etc.

Ella nació y vive actualmente en España. No hace mucho tiempo se animó a hacer un último intento para recuperar su cabello, aunque la verdad es que no había puesto muchas expectativas en su efectividad. Pero ya no quería contarle a nadie lo que estaba por hacer, así que sin pedir ayuda a su entorno se dijo que la mejor manera de mantenerlo en “secreto”, era averiguar todo por internet. De este modo, si volvía a fallar, ya no tenía que dar más explicaciones a nadie.

La ayuda vino del otro lado del océano…

No pasó mucho tiempo hasta que dio con el Dr. Julio Gil Antorveza que, aunque estaba lejos de donde ella vivía, le ofrecía una consulta virtual. Esto fue realmente sencillo para ella, sintió que estaría más cómoda contándole al Dr. cuál era su problema si conversaban de esta manera. Dejó su vergüenza a un lado y agendó un día para la cita.

Desde el primer momento percibió que estaba hablando con un profesional, que tenía mucha experiencia en el tratamiento de trasplante capilar y, además de todo, la estaba escuchando y prestando mucha atención a lo que ella sentía. Dijo exactamente: “Me dejó expresarme sin interrupciones, y hasta se interesó en saber cómo me sentía y que era lo que quería”. Sus sospechas se hicieron realidad, y aumentó su esperanza de conseguir un cambio real, cuando se enteró que el Dr. Gil ya había realizado más de 4500 implantes capilares y que no era la primera mujer que sufría este problema.

El caso era que generalmente, en mujeres el implante capilar se realizaba con una técnica que requería que ella viajara y se quedara en Colombia por varios días. C.C. sintió que de nuevo sus esperanzas se desvanecían porque no podía disponer de ese tiempo.

Para su sorpresa, el Dr. Julio Gil, le ofreció una solución, ¿Quieres saber cual fue?

¿Qué se pudo hacer?¿Qué pasó con C.C.?

 

Sabiendo que se trataba de una paciente extranjera de 25 años de edad, que tenía una frente un poco grande y deseaba reducir el tamaño de esta, el Dr. Gil y C. C. decidieron que era mejor para ella realizar la técnica FUE, ya que tenía poco tiempo para la recuperación.

En ese momento, se realizó una videollamada con el doctor Gil para explicar el procedimiento, sus cuidados y cuánto tiempo debía estar en la ciudad de Bogotá.

Nerviosa, pero con mucha ilusión, acudió el día que habían acordado para el implante. 

Te sorprenderá ver las fotos de la paciente, realmente se pueden imaginar cómo fueron finalmente sus resultados. Durante el procedimiento se implantaron 1800 injertos, con aproximadamente 3500 folículos capilares, en la zona de la frente.

 

Implante capilar – Caso 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C.C. volvió a su hogar feliz. Era el cambio que necesitaba, porque el resultado de su implante capilar fue exacto lo que ella quería. Sobre todo porque era un procedimiento que le prometía que estos resultados se mantendrían. En esta fotografía de la derecha (el “después”) se puede apreciar la zona que quedó “sembrada” y lista para que le crezca el cabello.

Ya no podía esperar para mostrar su nueva imagen y volver a mirarse al espejo sin sentir angustia y decepción. En realidad vino a ser un auténtico “caso de éxito” que cambió la vida de esta chica.

Para confirmar una cita de valoración presencial, o virtual si estás fuera de Bogotá o de Colombia, solo tienes que usar el botón que encuentras a la izquierda del todo en tu monitor. Te pedirán los datos necesarios.

 

CASO: 04
PACIENTE: P.M. (Identidad confidencial)
PROCEDIMIENTO: IMPLANTE DE BARBA

En esta oportunidad, te contaremos la experiencia de P.M. y su implante de barba, realizado en Colombia por el Dr. Julio Gil Antorveza. P.M. es un paciente que, aunque actualmente vive en Nueva York, nació en Colombia y viajó hasta este país, para realizarse esta intervención que finalmente cambiaría su vida por completo.

Un antes y un después para P.M.

La situación de P.M. antes del trasplante de barba era muy caótica, sobre todo porque es un hombre muy prolijo con su apariencia, y la distribución de los pelos en su rostro comenzaba a ser un problema para él.

Todos los días se esmeraba para lucir arreglado y dedicar tiempo para que su apariencia sea óptima. Trabaja en contacto permanente con la gente y su imágen personal era su primera carta de presentación.

La barba siempre había sido un problema, porque por más dedicación que le ponía, siempre terminaba por rasurarla para que se viera algo más prolija. Era una batalla constante para lograr que su rostro se viera tal como quería, pero nunca conseguía el resultado que finalmente deseaba. Así, se dirigía a trabajar pero siempre con esa preocupación de no verse bien. La intranquilidad que le ocasionaba era una barrera, ya que en las reuniones se incomodaba cuando las miradas se posaban en él, comenzando a interferir con su actitud y su profesionalismo.

Con 41 años, no podía separar su sensación de incomodidad de su función laboral. Su trabajo le gustaba muchísimo, pero ya no se sentía capaz de continuar con más y más reuniones que lo expusieran a esa situación tan incómoda. Con el tiempo, comenzó a reemplazar las entrevistas personales por entrevistas virtuales. Sin embargo, pronto se dio cuenta que esta situación no podía seguir si quería avanzar en su carrera.

Es momento de actuar…

Enseguida, P.M. recordó que en su país natal se hablaba de un experto en implante capilar, que había logrado un gran prestigio: el Dr. Julio Gil Antorveza. Por lo que se puso en contacto con su asistente y definió una fecha para una visita de consulta.

Estaba claro que debía investigar si lo que se decía de este especialista era verdad y si ese era el caso, debía resolver su situación de inmediato sin perder más tiempo. Sabía que el implante de cabello tenía resultados sorprendentes, pero también entendía que debía esperar un tiempo antes de verlos definitivamente, así que ¿por qué esperar?.

Cuando visitó al Dr. Gil en su consultorio, la experiencia y el trato que tuvo con él , hizo que P.M. vuelva a tener esperanzas. Realmente había superado sus expectativas. Todo aquello que había escuchado sobre su reconocimiento, como una eminencia en implante capilar, quedaba corto. Sus pacientes habían tenido resultados increíbles y, lo más importante, el Dr. tenía la habilidad para lograr un diseño prolijo al colocar los injertos. Esto definitivamente terminó de convencer a P.M. de que el doctor Julio Gil era el indicado.

Transformación de P.M. con el implante de barba. Fotos impresionantes

En este caso, presentamos el implante realizado a un paciente de 41 años en la zona de la barba, al que llamamos P.M. por una cuestión de respeto de identidad, quien presentaba una alopecia facial en la zona de la barba.

 

 

 

La indicación fue realizar una sesión de implante capilar en esta zona de hasta 2.000 injertos capilares. En la foto de la izquierda se muestra como se planificó y diseñó la implantación de cada folículo.

 

 

 

 

 

 

Luego del implante, en el que se logró colocar una cantidad de 6.100 folículos capilares, de 1, 2, 3, 4 y 5 pelos, logrando un total de 2800 injertos, se tomó la fotografía que ve a la izquierda:

 

 

 

 

 

 

 

Sorprendentemente, el cambio de P.M. se puede observar en la fotografía de la izquierda, al haber pasado un año de la realización del implante de barba. 

 

 

 

 

Próximamente revelaremos más casos de éxito en esta misma página. Será en los primeros 15 a 20 días de cada mes.